Esta hoja no tiene más pretensiones que plasmar por escrito, para no olvidarme de aquellos momentos o situaciones que provocaron en mí una sonrisa, preferentemente historias relacionados con la socarronería del hombre o mujer del campo canario, o como decimos aquí, de los magos o maúros.

El rabo del volador


Oí en estos días una frase que demuestra la pervivencia de la  socarronería del canario/a  en nuestros días.

Una madre recriminaba a su hija que no se perdiera una fiesta y siempre tuviera otra pendiente de celebrar. Primero le dijo aquello de

-¡Eres como la caja de turrones de La Moyera que en toda  fiesta está!
 
Para el que no esté versado en el asunto les aclaro que la venta de éstos dulces –no son como los de Jijona- se realiza en unos puestos muy peculiares, donde se puede observar una sombrilla, y la típica caja de madera sin ningún tipo de decoración ni artificio, solo pintado en letras grandes el nombre del artesano. Los turrones se colocan en hileras de manera ordenada, para que el cliente pueda identificarlos a simple vista.

-¡Mire madre, hasta en eso está equivocada porque no se ha enterado que ahora las cajas más famosas son las de Mederos, el del barrio de Schamann!  
-¡Fuerte niña lista, oiga. Hasta de turrones sabe. Te lo digo por tu bien. Te vas a enfermar de estar toda la noche botada (1) al sereno!

- ¿ Botada? ¿Porque haya salido dos sábados seguidos, me dices botada?  ¿Cuánto tiempo hace que no empato dos noches, señora?
A lo que contestó la madre con la frase definitiva y origen de la historia

-¡Cállate! ¡Que tu eres capaz de colgarte del rabo de un volador (2) ver donde hay fiesta! ¡Y me vienes ahora como una santita!

Fin.

 

…-o0O0o-…
1.- Botada: Tirada en la calle

2.- Volador: En Canarias, cohete.  
Y relacionado: también aquí al pirotécnico, le llamamos fueguista. También se puede oir: manojo de voladores.
 

8 comentarios:

Anónimo dijo...

La niña era como un volador esrabonao.

Anónimo dijo...

esa niña era una cometa.

Concha Hernández Romero dijo...

Me gustan mucho tus anécdotas y la socarronería de nuestra gente.

Un abrazo

Moisés dijo...

Sí, muchos somos o queremos ser como los voladores.

Anónimo dijo...

Buenas noches Amigo Pancho:Te deseo lo mejor en este próximo año y que nos sigas deleitando con tus historias. Tan sólo una pequeña aclaración en cuanto al volador: en tu llamada a la palabra indicas lo que sigue:Volador: en Canarias cohete, deberia ser: Volador, en Peninsula Cohete. Perdona mi atreviemiento.Un fuerte Abrazo.Ángel Betancor.

pancho dijo...

Amigo Angel: Primero que nada muchas felicidades y mi agradecimiento por dos motivos. 1.- Por su aportación y 2.-Por seguir contando con la estima en que me tiene. Es recíproca. Paso al tuteo.
Tienes toda la razón del mundo. ¿Te parece mejor que diga: Volador: Lo que para los peninsulares es cohete, para nosotros -los canarios- es volador?
O mejor y haciendo caso a tu observación:
Volador.-En la Península Ibérica - excepto Portugal y lenguas vernáculas-: Cohete.
Feliz 2012 para usted y su familia.

Anónimo dijo...

Hombre. Otra entrega más. Pensé que la jubilación incluía el blog.
Desde Asturias ¡mucha suerte, canario!Y feliz año 2012

Anónimo dijo...

Feliz año Mr. Pancho.

Buena historia.
Hay mucha noctámbula por ahí.

También he oido decir eso de "fuegos artificiales" aunque, no se si es lo mismo.