Esta hoja no tiene más pretensiones que plasmar por escrito, para no olvidarme de aquellos momentos o situaciones que provocaron en mí una sonrisa, preferentemente historias relacionados con la socarronería del hombre o mujer del campo canario, o como decimos aquí, de los magos o maúros.

La abuela Frasquita

Siempre recordaré la carta que me envió mi abuela describiendo lo que pasó el día de mi jura de bandera. Entonces estaba de moda, hacer la “mili” en Aviación, en Gando y así se evitaba que le mandaran a uno a la Península.
Lamentablemente, la carta se quemó en un incendio ocurrido en mi casa hace más de 30 años. Se quejaba en la misma –con su socarronería- que fue a verme al cuartel y yo, según me dijo, no le hice caso, que solo tenía ojos para mi chica.
Tenía en aquel tiempo, 19 años y una novia que me tenía loco. Y sin darme mucha cuenta cuando vino a saludarme, la besé, le pedí la bendición –cosa ya perdida hoy- y seguí “embebío” con ella.
La carta que me mandó ocupaba un pliego entero, es decir dos folios a doble cara. Estaba toda escrita en verso y, de verdad, me entró “sentimiento”. Me reprochaba, como si ella fuera en verdad mi novia.
Recuerdo de mi abuela sus manos largas, como de pianista y su sonrisa infinita, sus cuentos para entretener a los niños, sus bromas… Uno de los cuentos aún seguimos diciéndoselo a los nietos:
¿Quieres que te cuente el cuento del gallo morón?.
Sí.
¡Yo no te digo ni que si ni que no, sino que si quieres que te cuente el cuento del gallo morón!
No.
La misma respuesta y así hasta cansarnos.
Siempre haciendo labores: punto cruz, bordados, calados, etc. En su casa enseñaba a las niñas del pueblo a coser y bordar. Se llama la costura.
También los dulces que hacía: queques, buñuelos, bollos, dulce de calabaza, truchas de batata y dulce de angel, etc.. Nuestra ayuda consistía en partir almendras, yendo a comprar la harina o a coger leña, amasando.. Eso sí, su gran preocupación era que nos laváramos las manos y siempre nos lo estaba recordando. ¿Se lavaron las manos?.
En todas las casas había uno o dos abuelos. Antes acababan su vida en sus casas o en las de sus hijos y, a los niños nos gustaba escuchar sus historias, hacerles preguntas, en fin, estar con ellos. Ya hoy no tenemos la misma referencia de los abuelos.
Los tiempos modernos, las prisas, el trabajo, el dinero, el ocio, nos han cambiado tanto que hoy parece que sobran y solo se les utiliza para cuidar niños u otras tareas simples. El cambio en nuestra sociedad es total. Creo que tendríamos que aprovechar mucho más su experiencia.
En este aspecto, quiero mencionar aquí la hermosa y enorme tarea realizada en La Aldea de San Nicolás por el Grupo de Desarrollo Comunitario de dar valor a las personas mayores de ese municipio, mediante el fomento de la convivencia entre tres generaciones,- padres, hijos, abuelos - manteniendo fresca, al revivirla, la cultura popular. Se sienten valorados, son alegres, bromistas, participativos y siempre están preparados para contribuir a cualquier tarea que realce su historia y costumbres.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Se estan perdiendo las buenas costumbres, imaginense a los changas de la juventud actual, fruto de la malcriadez de la LOGSE, la ESO y la educación para la ciudadania o lo que se inventen ahora, rapaos pastilleros que serian capaces de vender a la abuela por un mando de la play, haciendo la mili ahora.......no pega verdad, pues yo ponia al ejercito a dar clases en la ESO porque los profesores no pueden con ellos (es una urgencia)

Eso es lo que hay cuando se descuida la educación, dudo que ciertos changuillas sean capaces de sentarse a leer una carta de su abuela.

La juventud lo que necesita es una guerra decian en el campo....tanto no pero algun soplamocos si les hace falta.

Anónimo dijo...

Este va a ser un canto a la tristeza.
Ocurre con los abuelos lo mismo que con la amistad.Las relaciones, también afectadas por la velocidad de los tiempos modernos, se han vuelto mas efímeras y superficiales. Herramientas como el Chat, el e-mail, Internet, en suma, no han hecho mas que contribuir a la perdida del calor humano y la profundización de la relaciones generando amigos virtuales -ya no la relación abuelo/nieto- que en un momento están on-line y al siguiente segundo desaparecen, amigos a los que no conocemos las voz ni el rostro, amigos a los que no podemos tocar ni palmear en la espalda. Esto va socavando lentamente en la antigua idea de amistad como el cultivo de una relación en los que todos lo anteriores puntos mencionados son primer orden. Los amigos se van acostumbrando lentamente a estas relaciones esporádicas, tibias, veloces, higiénicas, en las que el sustento real que brinda una amigo esta ausente. El antiguo concepto de la amistad esta desapareciendo. Y la relación con el abuelo necesita de una tranquilidad de trato extraordinaria, sin prisas, saboreando la relación. ¡Que pena que ya no tengo abuelos! ¡Tengo que aprovechar los de las otras personas!

Anónimo dijo...

¡Ay, mi madre, y este de que va, Pancho!
¡Ay mi cabecita: la amistad, el internet, amigo virtual, on-line, sustento real, efímeras y superficiales! Y esto que tiene que ver con los abuelos. Si tu abuela levantara la cabeza, lo mandaría al "pisiquiatra".
A perdonar.

Anónimo dijo...

A los señores mayores en ciertos municipios se les ha tratado como a niños de teta, no me refiero ya a la supresión por el PSOE del barbiturico del optalidon que fue un primer paso, sino por la debacle que supuso PROHIBIR (ya esta bien de prohibir señores) por los mismos señores LIBERALES el alcohol y tabaco en los hogares del jubilado, centros de dia y centros de reunion y asociaciones de vecinos por decreto, manda cojones los pobres con una edad ya madura obligados a jugar al domino con zumo de pera-piña por algun edil "protector" que los trata como escolares, prefieren quedarse en su caso antes de hacer el ridiculo y no poderse tomar ni un vino. A los pobres los humillan ya no les dejan jugar a las cartas y dominó sino que ahora quieren dinamizarlos, o sea darles el coñazo para que hagan punto de cruz y bordados, bailes regionales y cualquier ocurrencia de un enchufado animador sociocultural que parece un presentador del aerobic de telecinco. Dejen a nuestros mayores tranquilos y a gusto que no quieren saber nada de sus chaflamejadas.

En la Aldea de San Nicolas no se habran dado cuenta que en vez de bocadillos de salami y baile con orquesta para coger votos, sale mas acuenta cambiarlos por extrañas pastillas azules, eso explicaria que los mayores sean tan alegres, bromistas, participativos y siempre estén preparados, aunque no tanto para tareas que realcen su historia y costumbres.Hasta que algún iluminado se de cuenta de que les gusta y se lo prohiba y los ponga a hacer truchas de batata.

Anónimo dijo...

Mi abuela era de origen holandés , y apenas se relacionaba con el vulgo local. Todas esas costumbres que cuentan son de los mas peculiares , por lo extravagantes y primitivas. Es bueno recosrdar todas estas cosas como referncia del pasado que nunca debería volver. Coincido con el bloguero hippy en que la juventud lo que necesita es una guerra, como bien decía una filósofa con casa abierta en el centro de aquesta insula.

Anónimo dijo...

Pues la abuela de un amigo mio hacia unas manuelas que eran gloria bendita. El surf deja las camisas que da gusto de verlas.

Anónimo dijo...

¿Una manuela? ¿Es un dulce? ¿O un masaje corporal localizado? ¡Aclaren eso, coño!

Anónimo dijo...

¿Tienen pensado algo para abaratar los precios de la cesta de la compra en Lanzarote (de Valleseco) que es el pueblo de la isla con la cesta más cara? ¿Van a controlar los precios del ron en los bares?

Anónimo dijo...

El señor anterior que queria tenia pérdida de calor humano y aprovecharse de los abuelos de otras personas, a que se refiere exactamente???? aque le hagan dulces???

Anónimo dijo...

A que se debe la estupida creencia de nuevo cuño, de que el ron blanco es menos dañino que el carta amarilla, saben nuestros abuelos algo de esto, se trata d eun bulo lanzado por el comercial de artemi carta blanca??? diganme algo porque es una creencia arraigada en la zona norte de la isla, encima tambien se lo beben con limon en vez de con cola, ni que hubiera bloqueo, a que se deben estos comportamientos absurdos? Estan adulterando el gofio la piña y cortandolo con pienso de burro?

Anónimo dijo...

En hablando de ron ¿han probado Vds. el Caney reserva etiqueta negra? Es cubano y no hay en Lanzarote de Valleseco. Lo pregunté en el Bar del Rubio. Sin más, un saludo y Recuerdos a la abuela y al del Internet y "a la perdida del calor humano y la profundización de la relaciones generando amigos virtuales". Joder, qué tío.

Anónimo dijo...

¿Alguien tiene combinaciones de Tepe “licor de maíz” con peyote?

Anónimo dijo...

Que tiene que ver el peyote con nuestros abuelos, con las manuelas o con la deshumanizacion de las comunicaciones entre los amigos y prestarse a los abuelos. Por favor estan desvirtuando este blog de su finalidad y tomandolo por el pito del sereno, por cierto a que viene esta expresión tan canaria "tomar por el pito del sereno" que pasa que ese señor se pasaba por la piedra a todo el vecindario?, les advierto que el ron caney ese esta hecho con pita en un laboratorio a orillas de la GC1, y que a ciertos blogeros no les conviene el consumo de alcohol y menos aún de peyote, especialmente al señor del canto a la tristeza, que ha perdido calor humano ya que le iria socavando su psique.

Por cierto cejap toma peyote?

Anónimo dijo...

Nuestros abuelos se van a cagar con la ley de dependencia, ya veran....

Anónimo dijo...

El otro dia aviste a maestro Pancho el viernes santo en el Macdonalds, tanta canariedad y tanta leche, llevaba una gorra de beisbol en lugar de cachorro, ahora nos pretendera hacer creer que se estaba jincando una macsancocho?