Esta hoja no tiene más pretensiones que plasmar por escrito, para no olvidarme de aquellos momentos o situaciones que provocaron en mí una sonrisa, preferentemente historias relacionados con la socarronería del hombre o mujer del campo canario, o como decimos aquí, de los magos o maúros.

El cartel de Tunte

El sábado pasado Bartolito y Pancho fueron en sus motos a la romería de Tunte. Después de echarse unos botellines, con sus tapitas de chochos y pata de cerdo respectivas en el Bar Martín, fueron a darse una vuelta por el pueblo. Delante de la iglesia se encontraron un cuadro grande con la figura de una mujer sonriente que portaba una talega sobre su cabeza. (foto 1).

Al preguntar si la conocía, dijo Bartolito: ¿No la vió sentada aquí atrás, en la terraza del bar, con otras mujeres?. Nos acercamos hasta allí y entre las personas sentadas, además de la protagonista, estaba Carla, a la que conozco desde hace años. Recuerdo que era una especie de cónsul de la gente de Tirajana en el Hospital Insular. Buena gente Carla. Siempre dispuesta a ayudar y servir a los demás, con el problema que resulta, pues es sabido que la gente de campo tiene un “conocido” en todos sitios. Le pedimos fotografiar a la señora y enseguida se prepararon. A la izquierda de la mesa se sentó Bartolito que también quería salir en la foto. Foto 2.

Le pregunté a Carla por la señora del cuadro. Dijo que se llamaba María Luisa Guerra Sarmiento, que el cartel es el de la romería y además un homenaje por ser una mujer muy participativa - junto al grupo de mujeres mayores-, en todos las actividades del pueblo. Al saludarla se me quedaron plasmadas en mi memoria dos cosas: pese a la sencillez de la vestimenta lo bien arreglada que estaba, con sus labios pintados, su pañuelo, pañoleta, sombrero de palma y especialmente la cara de satisfacción que puso cuando le pregunté que si era la señora del cartel.

Recordé entonces haberla visto en la Ofrenda a la Virgen del Pino, en Teror. Iniciativas como ésta de la Comisión de Fiestas de Tunte deben ser aplaudidas pues representan un estímulo, reconocimiento y orgullo para estas mujeres que lo van dando todo en la vida y aún les queda tiempo para alegrar a los demás.

Más tarde las vimos, no menos de una docena de mujeres ataviadas con sus sencillos y a la vez hermosos vestidos, participando con alegría en una romería que cada vez destaca más por pregonar las virtudes de la gente tirajanera.

¡Felicidades!.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Otro forro de publicidad de La Caja y del Bar Martin en el blog, no paramos de hacer caja, aunque supongo que a Martin le cobrara en especie como muchas veces hizo Don Francisco. Lo que realmente me inquieta de esta historia es la mano derecha de Bartolito.

Anónimo dijo...

Cómo te pasas anónimo!!! jajajaj . Un respetito, coño!

Acoidán dijo...

en principio es q el bar no se llama asi, por el mismo echo d no hacer publicidad, y con respecto a la caja pues da la casualidad de que estaba justo detras, pero lo q tendrias que mirar es a las personas q posan para salir en la foto ¿o seras tu el que quieres hacer publicidad a la caja?

Anónimo dijo...

AGUITA CON EL PÁRRAFITO: "Esta hoja no tiene más pretensiones que plasmar por escrito aquellos momentos que me provocaron una sonrisa, preferentemente relacionados con la socarronería del hombre o mujer del campo canario, o como decimos aquí, de los magos o maúros."

Como que hoja guebmaster pancho, no me venga aqui con falsas modestias del blog, que lo que vd pretende es quitarle el mamei a yahoo, a costa de hacer mofa, befa y escarnio del castigado pueblo canario, aprovechandose de su docilidad, y farta de ignorancia informática.

Carla dijo...

Muchas gracias, Canario del Campo, por tus palabras hacia mi, pero, más gracias, infinitas gracias, por tu cariñosa dedicación a engrandecer la figura de nuestros paisanos, especialmente cuando se trata de nuestros mayores. Ellos son los mejores transmisores de las tradiciones de nuestro pueblo, oficio que, en los tiempos que corren, se ha convertido en imprescindible.

Lamentablemente, algunas personas tienen como entretenimiento ver más allá de lo que salta a la vista.

Además, el amigo anónimo anda algo despistado... Martín, como el le dice, tiene dificil pagarte en especie, como tu bien sabes, porque, para nuestra desgracia, pasó a mejor vida hace ya bastante tiempo.

Conociéndote, sé que el desaliento no va a interferir en tu amor a lo canario. Así que, adelante, que siempre seremos más los que te apoyemos que los que se limitan a ver los letreros de atrás.

Un abrazo de una paisana de Tunte.