Esta hoja no tiene más pretensiones que plasmar por escrito, para no olvidarme de aquellos momentos o situaciones que provocaron en mí una sonrisa, preferentemente historias relacionados con la socarronería del hombre o mujer del campo canario, o como decimos aquí, de los magos o maúros.

Molino de gofio con historia

Hace más de veinte años, todavía no había nacido Acoidán, fui con su abuelo Bartolomé Sánchez Santana (Bartolito), buen amigo, a la casa de la Montaña, en San Bartolomé.

Estaban regando las flores y observé que debajo de una maceta y con la intención de separarla del piso había una piedra redonda. Al mirarla más detenidamente me pareció una piedra de molino. Levanté la maceta y al intentar cogerla se me deshizo en las manos, partiéndose por la mitad debido a la humedad de tantos años. Un poco más allá y bajo otra maceta, estaba la otra piedra, la superior, ésta en mejor estado. Le pregunté a Bartolito y me contó algunas historias del pequeño molino de mano.

-Mire, Pancho, en esta casa vivíamos mis padres, Bartolo y Josefa, y cinco hermanos, cuatro varones y una hembra. El molino estaba aquí en la entrada y mis hermanos mayores dicen que siempre estuvo en este sitio, que fue de mis abuelos y por tanto tiene, como mínimo 100 años.

Me hizo mucha gracia, cuando prosiguió:

-Cuando venía algún muchacho a “mosiar”a mi hermana Benita, élla que tenía mucha simpatía, les decía: ¿Mira, ya que estás ahí parado porque no te entretienes mientras hablamos y me ayudas a moler un poquito de gofio?. El muchacho queriendo demostrar su fuerza, empezaba a darle vueltas al molino con mucha velocidad y Benita le iba echando grano sin parar. Cuando estaba cansado y se paraba un poco, le decía: Hay que ver que brazo más fuerte tienes y le daba un pequeño apretón en el bíceps para comprobar lo fuerte que estaba. El hombre arrancaba otra vez a moler hinchado de orgullo. ¡Alguno molió mas de tres kilos de gofio en una tarde!, dijo Bartolito.

Me contó también como eran las “descamisadas” (reuniones colectivas de vecinos donde en medio de una habitación grande se ponían las piñas de millo (mazorcas de maíz, les llaman en la península) consistiendo el trabajo en quitarle las hojas que rodean la piña dejando a la vista el precioso color dorado del grano. La broma principal de las descamisadas estaba en tirarse disimuladamente piñas a la cabeza de una persona que estuviera despistada o hablando con otra. Allí se oía la frase: ¡Señores, respeten!

Luego de dejar secar las piñas, se invitaba a la siguiente reunión- fiesta: la desgranada o desgraná. Como su nombre indica consiste en separar el grano del caroso, según el diccionario:

Carozo. Corazón de la mazorca de maíz, pieza que queda tras desgranarla.

Este caroso servía como leña para el fuego aunque no era muy consistente, pero ha habido malas épocas en la economía isleña, especialmente después de la guerra civil. Recuerdo una frase de uso popular que se aplica a una persona que está pasando una mala racha económica, se dice: Está desgranando piñas por los carosos. O sea que hacía el trabajo de desgranar a cambio de que le dejaran la leña. Según me cuentan las desgranadas terminaban con baile de cuerdas o de taifas. Bastantes parejas se conocieron, enamoraron y formaron familia en esas desgranadas y descamisadas.

El millo una vez seco estaba preparado para tostar. En el caso de Bartolito y siendo un molino de mano, se tostaba lo justo para ir consumiendo (dos o tres kilos, cada vez). Lo hacían en una cazuela de barro colocada sobre un par de piedras, donde se hacía el fuego con leña. Un palo, llamado “meneador”, en cuya punta se amarraba un trapo grueso, servía para mover el grano tostándolo de manera uniforme.

Como al principio les expliqué la forma de moler y además tenemos la foto del molino, el proceso completo de hacer el gofio está descrito. Descamisar, desgranar, tostar, moler y…comer.

Bartolito me dijo que me llevara el molino si lo quería, que a usted le gustan esas cosas y que igual tenía arreglo. Se lo agradecí y, al día siguiente como el que lleva un enfermo, envueltos en una manta los dos trozos grandes y varios pequeños en que se quedó convertida la piedra del molino viajó hasta la nave Daniel, el marmolista, hoy tristemente fallecido, persona que me tenía bastante afecto. Aparqué a la puerta de la empresa y le dije: Daniel, mira que cosa más bonita. ¿Me la puedes pegar?. Daniel la miró, fue a buscar una carretilla y con todo mimo se la llevó para adentro. A la semana me llamó y dijo: ¡Esto quedó que da gusto! ¿Quieres que te la pique?. Picar es dejar rugosa la superficie para que parta mejor el grano, porque de tanto moler se queda lisa y el grano resbala y no se parte bien. Fui a recogerla, Daniel no me cobró nada y se veía contento de haberme arreglado la piedra. ¡Era muy buena gente, Dios lo tenga en la gloria!

Más tarde, lo arreglé, de hecho ya hace gofio, le hice su mueble y hoy espera – y el que espera, desespera- junto a otras cosas antiguas, quedar instalado en un lugar que permita su disfrute visual desde mi asiento y que traiga a mi memoria, recuerdos tan lindos como el que dos piedras atesoran.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Este blog esta tomando tintes nostalgicos, las descamisadas fue el principio del movimiento asamblario

y como zp el sucesor de los descamisaos siga por donde va, veo que vamos a recuperar a la fuerza esas bonitas costumbres, veo a la Unelco funcionando a base de carosos......

Personalmente prefiero consumir el maiz a modo de "kikos" o "maicitos " si prefieren.

Siendo de San Bartolome y llamandose Bartolito, porque coño le pusieron al nieto Acoidan, esa perdida de las raices me rasga el alma

Bencomo dijo...

Prefiero mil pesetas llamarme Acoidán a que me digan BITITO (por Victor)

Anónimo dijo...

¡¡¡¡Hombre, donde estaba el ideólogo de ansar y federico!!!. Le echábamos de menos. Estaría CARA AL SOL con la camisa nueva, rodeado de sus flechas y centurias, reclamando Gibraltar. O con la bandera del pajarraco en la Plaza de Colón, portando además otra con el yugo y las flechas. Dicen que le han visto allí.

Anónimo dijo...

Que le pongan al niño bartolito, ya esta bien de desarraigos, toda una tradicion familiar por los suelos por ponerle un nombre "guapo" y moderno al chiquillo, seguramente los vastagos de esa generacón descastada llevaran el nombre de concursantes de "Gran Hermano" que lleven camisas con cuellos inmensos por fuera de la chaqueta....o de heroinas de culebron sudamericano de a mediodia. Eso es lo que hay, que coño tiene de malo llamarse Bartolome? (con lo bonito que es Bartolito).

Supongo que ahora recibire criticas de todos los Jonahtanes y kevines ayozes, sheilas, guacis y demas fauna

Anónimo dijo...

En la plaza de Colon solo estaban los zarandajos de la 4, que han rebautizado a la selección como "la roja" manda huevos, por cierto que fue de Opa voy a hacer un corral?

Anónimo dijo...

Que le pongan al niño José Antonio , Onésimo Redondo o Ramiro Ledesma, ya esta bien de desarraigos, toda una tradicion familiar por los suelos por ponerle un nombre "guapo" y moderno al chiquillo, seguramente los vastagos de esa generación descastada llevaran el nombre de concursantes de "Gran Hermano" en vez de de nombres tales,
José Antonio Primo de Rivera:
Fue un político y abogado español que se preocupó profundamente por liberar al pueblo español de las injusticias a las que se estaba viendo sometido. Su idea principal era la de poner a España por encima de la lucha de clases.
Onésimo Redondo:
Nació en Quintanilla de Abajo (Valladolid).
Fue hijo de padres labradores, y conocedor a fondo de las míseras condiciones en las que las gentes del campo desenvolvían sus actividades. Creó para redimirlas las Juntas Castellanas de Acción Hispánica.
En 1931 fundó en Valladolid un periódico titulado "Libertad", y unido con Ledesma constituyeron el gran movimiento de las J.O.N.S. ( Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista)..
La gran pasión de Onésimo Redondo, como ya hemos indicado fueron las gentes y el campo
Sus falangistas siguieron adelante, y tanto se distinguieron en la defensa del Alto de León, que desde entonces se le conoce con el nombre de Alto de los Leones de Castilla.

Ramiro Ledesma Ramos:
Nació en el pueblecito de Alfaraz (Zamora) en el 1906, y después de haber realizado unos brillantísimos estudios, comenzó a procurarse el porvenir de la patria.
Para liberarla del abismo en el que estaba a punto de caer, en marzo de 1931 fundó el semanario conocido con el nombre de "La conquista del Estado", que se caracterizó por su ardiente fervor patriótico y revolucionario.
A este joven entusiasta se le unieron otros varios en busca de la libertad para España y el pueblo. De esta forma nacieron las J.O.N.S. que luego se unirían a las untas Castellanas de Acción Hispánica de Onésimo.
Desde su fundación (1933) hasta el 18 de julio de 1936, la Falange vivió horas de verdadera tragedia.
Los gobiernos marxistas, dándose cuenta del peligro que para ellos representaba el movimiento falangista, lo persiguieron por todos los medios: encarcelamientos de camaradas, clausura de centros, registros de domicilios particulares, suspensión de mítines y periódicos, etc.
Y por si esto fuese poco, los partidos de derechas tampoco lo apoyaban temerosos de perder con su triunfo las posiciones de que disfrutaban.
Solamente los jóvenes, libres de intereses y prejuicios mezquinos, abrazaron con entusiasmo las doctrinas falangistas, aún sabiendo que con ello se jugaban su propia vida.
Más de cien camaradas murieron asesinados por propagar y servir a la Falange, pero cada falangista muerto era un nuevo estímulo para seguir la lucha.
Con la guerra civil, Franco unifica (el 19 Abril de 1937) a monárquicos, cedistas, falangistas, tradicionalistas y carlistas en un sólo partido ('el movimiento') que es la F.E.T. y de las J.O.N.S. antes mencionadas. Franco coge muchas ideas de Falange, incluso el nombre, el yugo y las flechas y el escudo imperial de España.que lleven camisas con cuellos inmensos por fuera de la chaqueta....o de heroinas de culebron sudamericano de a mediodia.

Anónimo dijo...

Mis felicitaciones al guebmaster por su nueva identidad corporativa del blog, me refiero al cuadro de la esquina superior izquierda (ese que pone (Ricarte) en letra guay, con un pequeño eslogan canario del campo, que junto a la foto de derriba me hace pensar en un apersonalidad megalómana. No ha pensado vd en algun tipo de identidad corta tipo CR7, para tatuarse en el cogote

Anónimo dijo...

Tambien lo podemos poner Lenin, o Che al niño, queda de pm lenin acoidan

Bencomo dijo...

¡tanto anónimo!, ¿porqué no se presentan? ¡Yo soy Bencomo"

Johnatan Acoidán dijo...

Hola Bencomo /Ricarte/ Pancho y ya voy por 3 identidades aparte de guebmaster y ministrador der sistema, .....ya me registre

Anónimo dijo...

¿Ya saliste del armario Johnatan Acoidán? ¡Viva España!

Anónimo dijo...

Coño, bencomo/ricarte/Pancho/guebmaster, y ministrador der sistema, como tenia pocas personalidades ahora escribe anónimos

Salvaorito dijo...

Yo le doy la razón a ese señó que dice que con Acoidán se rompió la cadena del adn. Apoyo el Bartolito aunque, como suele pasar por estas tierras, su padre le pusiera Hermenegildo en el Registro. Vete tu a sabé si Acoidán es el nombre verdadero del nieto. ¡Aaaamigo!

Anónimo dijo...

guayomini tu poans

Anónimo dijo...

Maestro Pancho me alegra ver que vd es buen artesano, nunca habia visto a nadie ponerse medallas por "jacer un mueble" cuando lo único que hizo fue virar una mesa con las patas parriba (Ver foto). No nos haga comulgar con ruedas de molino

Anónimo dijo...

Esto es de agradecer, gracias por traernos parte de nuestra cultura a la mente , al coraz�n...un abrazo hombre.

iroite dijo...

me gustaría ver fotos del soporte del molino. estoi restaurando uno y no consigo documentación.
José Suárez La Coruña
email nebra resua@gmail.com