Esta hoja no tiene más pretensiones que plasmar por escrito, para no olvidarme de aquellos momentos o situaciones que provocaron en mí una sonrisa, preferentemente historias relacionados con la socarronería del hombre o mujer del campo canario, o como decimos aquí, de los magos o maúros.

Los Labradores 2010



Otro año más, se acerca el Día de Los Labradores, la última romería del año en Gran Canaria, concretamente en Santa Lucía de Tirajana. Faltan solo tres días, es el 19 de Diciembre. Se celebra siempre el domingo siguiente a Santa Lucía –como saben, es el día 13 - con algunas especificidades que no viene a cuento ahora explicar.
Si Vd. es de los que gustan del folclor y del auténtico ambiente campesino, véngase. Le hago una advertencia de caballero, tiene que estar en Santa Lucía antes de las 11 de la mañana. Si llega más tarde, en vez de a una romería, usted llegó a un problema de tráfico de cuidado. Dicen que llegan a estar en la romería hasta 20000 personas. ¡No sé si serán tantas! ¡A lo mejor, son menos! Pero si le digo una cosa, hermano: el ambiente es diferente, -ni mejor, ni peor-, dije: diferente. Si Vd. además, sabe tocar un instrumento musical o tiene una voz aseadíta, (quiere decir, que canta bien) entonces está garantizado, porque está muy bien cotizado entre los numerosos grupos. ¡Como decía Benjamín: La pitanza está garantizada!
A eso de la una de la tarde la Virgen del Rosario subida en una carreta de bueyes y seguida de su comitiva multicolor, parte de la preciosa iglesia situada en el alto sobre la carretera que llaman El Lugarejo y después de hacer su recorrido de no más 3 kilómetros vuelve a la iglesia. La romería se ha quedado detrás y tarda ¡¡ cinco horas!! La gente de las carrozas van ofreciendo productos de la tierra: mejunje, chicharrones, aceitunas, naranjas, mantecados, pan bizcochado, quesito duro que pega bien con un roncito del país.
Se corta el tránsito de vehículos totalmente. El personal se va distribuyendo por todo el pueblo en parrandas, cantando, comiendo, bebiendo y bailando. Los romeros –hay algunos roneros, con n- cantan isas, folías, malagueñas, polkas… . Eso al principio. Todos cantan los estribillos. Más tarde, se sigue con los boleros y las canciones mejicanas. Sepan que también es nuestra música.
Todo el personal viene vestido con ropa de labrador. Algunos, y algunas, visten unos trajes ¡cristiano! que tienen que costar un dineral. Te dicen que son réplicas del siglo XVIII o XIX, de tal o cual pueblo. Lo malo es que no disfrutan el momento por estar cuidando que no se lo manchen. ¡Hágame el favor!
A eso de las seis y media empieza a caer la noche. Los Labradores veteranos van subiendo a los Salcais –hoy Global- y parten para sus pueblos, con los instrumentos a cuestas. ¡Hasta el año que viene! Saben que la carretera de Los Cuchillos, no sirve para ir en copas.
Otros, más jóvenes siguen tocando y cantando hasta la medianoche, mientras en el parque miles de personas ¿cinco o seis mil? ataviadas con ropa típica bailan en la verbena en un hermoso espectáculo para la vista. Una semana, o dos después de la romería, todavía quedan en el pueblo coches abandonados. El Ayuntamiento localiza a los propietarios y algunos se enteran en ese momento donde lo dejaron. Hicieron bien en marcharse en otro coche.
El cartel de este año 2010 muestra una fotografía de Alfonso, el panadero, desaparecido este año. Personaje con una peculiar forma de ser y que tras su aparente seriedad, escondía un socarrón que se quedaba con todo. A su panadería subían y suben expresamente desde la costa a comprar su pan de puño todos los fines de semana multitud de personas. Santa Lucía es un pueblo que cuenta con cuatro panaderías. Su pan llega hasta Tejeda y toda la costa sur de la isla. Se las conoce por el nombre del propietario: de Amado, de Alvarado, de Alfonso y de Julio.
Lo dicho. Les invito a que vengan a disfrutar de la Romería de Los labradores, este domingo en Santa Lucía de Tirajana.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias, amigo. Antes de las 11.

Moisés dijo...

Estuve una vez hace años, muchos años, y me encantó. Tendré que volver a esa romería.

Anónimo dijo...

Amigo, tenía usted razón. Un ambiente increíble. Estas sí son romerías con respeto a la tradición. Lo mejor, la alegría de la gente y para terminar bien a la seis de la tarde cayó una lluvia fina que nos refrescó y partimos para muestra casita.
De verdad, como esta ninguna. El año próximo vendré con mi grupo.
Saludos de uno que se siente canario y extremeño por igual (soy el que cambiaba jamón y chorizo por mejunje)

Anónimo dijo...

Hola Pancho, siga usted con la buena maña......este año no pudo ser, espero disfrutarla el año q viene. saludos a la familia y pasen buenas fechas.
un sobrino alto y flaco, desde Lanzarote.