Esta hoja no tiene más pretensiones que plasmar por escrito, para no olvidarme de aquellos momentos o situaciones que provocaron en mí una sonrisa, preferentemente historias relacionados con la socarronería del hombre o mujer del campo canario, o como decimos aquí, de los magos o maúros.

Mi taño

Colección hecha por canario del campo
En los dos últimos meses Pancho ha estado asistiendo a un curso de cestería con fibras vegetales, impartido por el maestro Juan Ramírez, el conocido y laureado artesano de Santa Lucía de Tirajana. No es la primera vez que se sienta con el maestro a charlar, mientras hacen cestas o figuras de barro, cuestión ésta en la que es también un consumado maestro. Don Juan es un gran conversador y está dotado de una formidable memoria. Muchas veces es fuente de mis historias.
Tanto en su taller como en otros cursos que se han organizado, nuestro Pancho ha hecho sus pinitos, confeccionando alguna de estas “artesanías”, cuyo único y verdadero valor está en que han sido realizadas totalmente con sus manos.
En el año de 1999, con la colaboración de Aider Gran Canaria y con la aportación de fondos pertenecientes a la Iniciativa Comunitaria Leader II se grabó una película, denominada: Taños y Balayos, donde se muestra el proceso completo desde la obtención de las fibras vegetales, secado, preparación y confección de estos hermosos elementos de nuestra tradición.
El nombre de taños y balayos se pierde en la noche de los tiempos y solo les encuentro en Gran Canaria. Buscando el origen de la palabra balayo, existe una palabra cercana en el diccionario de la Real Academia Española, es balay (1) de uso en América y que procede del portugués balaio. El término que más se acerca en español es bálago (2), que significa paja de centeno.
En cuanto a la palabra taño (3), ninguna acepción se corresponde con el objeto que hoy mostramos.
La función tanto del balayo como del taño era guardar el grano, especialmente millo, evitando humedades y la acción de los roedores.
Casualmente este taño que acabo de terminar, cuyo proceso rápido de confección verán a continuación en una serie larga de fotos, está hecho sólo con paja de centeno y tomiza (4) -en Canarias, tomisa- de palma blanca. Vean las fotos desde el nacimiento hasta su final.




Espero que les haya gustado.
___________________________________

(1)balay.
(Del port. balaio, retama, escoba).
1. m.
Am. Cesta de mimbre o de carrizo.
2. m. Col. y Cuba. Cedazo formado por un aro de bejuco grueso en el que se asegura un tejido de tiras de hoja de palma, usado para cerner harinas de maíz, de trigo, etc.

(2)bálago.
(Quizá del celta hisp. *bálago- o *bálaco-).
1. m. Paja larga de los cereales después de quitarle el grano.
2. m. Paja trillada.

(3) taño.
(Etim. disc.).
1. m.
casca (‖ corteza de ciertos árboles).
(De cascar).
1. f. Hollejo de la uva después de pisada y exprimida.
2. f. Corteza de ciertos árboles, que se usa para curtir las pieles y teñir artes y aparejos de pesca.

(4)Tomisa.
La palabra tomisa no está registrada en el Diccionario. Las que se muestran a continuación tienen una escritura cercana.
tomiza
· (Del lat. thomix, -īcis, y este del gr. θῶμιξ).
· 1. f. Cuerda o soguilla de esparto.

Del diccionario de la Real Academia Española

2 comentarios:

Antonio dijo...

Lindo trabajo, canario. Te agradezco que lo difundas. Tuviste que disfrutar como un enano. Recuerdos de Pepa

Rayco dijo...

Bonito Taño te ha salido para ser uno de tus primeros pinitos tio Pancho!
En Temisas (Agüimes) hay un señor con casi un centenar de años, el más mayor de ese pueblo, que aun practica la alfarería como hobby, y la verdad que taños no le he visto hacer, pero realiza unas alfombras, bolsos, monederos, delantales, etc... también muy preciosos.
Es increible lo que son capaces de hacer estos abuelos eh!!
Salu2 tio Pancho