Esta hoja no tiene más pretensiones que plasmar por escrito, para no olvidarme de aquellos momentos o situaciones que provocaron en mí una sonrisa, preferentemente historias relacionados con la socarronería del hombre o mujer del campo canario, o como decimos aquí, de los magos o maúros.

La caja de tunos


 
Corría un verano de finales de los años 80 del pasado siglo en un caluroso lugar de la cumbre de Gran Canaria. Buscando actividades para entretener a los niños se gestó en la asociación de vecinos la idea de llevarlos  a aprender a nadar. Dado que en el pueblo no había ni siquiera un “tanquito”(1)  para hacer prácticas, se decidió hablar con el ayuntamiento vecino para que nos facilitaran el uso de la piscina. Pancho tenía amistades por allá y todo fue a pedir de boca, obteniendo un mejor trato como colindantes.
 Tres veces en semana y por la tarde los padres llevaban en sus vehículos a unos 25 niños (hoy habrá que decir niños y niñas, o niños/as)  al pueblo vecino y cargados de toallas y flotadores. También de bocadillos, fruta y galletas para cuando se terminaran las clases y así se pasaba -de forma entretenida y como una gran familia- la tarde de verano.

Había que pagar una cuota pequeña y solidariamente se tenían en cuenta las situaciones financieras familiares. Si tenían como es mi caso cuatro hijos, solo pagaban dos porque los otros sabían nadar y mientras se bañaban, hacían de cuidadores/monitores. Con el dinero reunido se pagaba al profesor y los padres colaboraban –bañándose gratis- haciendo también de vigilantes,  por “un” si acaso.
Unos niños eran atrevidos y se lanzaban al agua sin saber. A otros no había dios que los metiera en la piscina y el grueso de la formación atendía y aprendía fácilmente.
Pero la historia se centra en un niño que lo pasaba fatal. Por mucho que lo intentaba, se ponía nervioso y no flotaba -o flotaba poco- que también podía ser. El caso es que todos los días “se pegaba unas ahogaduras” de aquí te espero. Los ojos indicaban que tenía pánico. 
 
El día de autos y cuando iba a empezar la sesión,   el monitor  le llamó el primero para meterlo en el agua y dedicarse a él, de forma casi exclusiva.  El niño, nuestro  amigo de hoy, dejándose llevar por ese sentido tan práctico de la vida que tiene nuestra gente del campo,  lo tenía todo pensado. Alejó al maestro de la gente -aunque no lo suficiente para que yo  pudiera oirlo-  y  le dijo, casi llorando:
¡Mira, si tu no me metes en el  agua ¡coño!   yo te traigo mañana una caja de tunos!
Hoy nuestro personaje es un hombre con buena  formación académica, muy integrado, me dice que pusiera que “de cuerpo atlético y galán”,  y yo añado:  simpático, viajero empedernido, amante de nuestras costumbres y socarrón como él solo.

¡ Que no, que no pongo el nombre, carajo! ¡Eso queda entre él y yo!
Saludos
(1)    En nuestros pueblos todavía se llama al estanque, “tanque”. Como diminutivo: “tanquito”

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta historia me transportó a mi niñez cuando aprendí a nadar tio Pancho!!. Yo tampoco tuve la suerte de tener una piscina en mi pueblo pero aprendí a nadar en los charcos del barranco!!! Aun recuerdo como si fuera hoy como se ponían esos charcos de la laja, el vino y los tabucos!!!
Y de camino a casa....... algun tuno caliente cayó!!! Jajaja
Que tiempos más bonitos!! Me lleno de emoción recordando, y lo mejor de todo es que lo recuerdo muy bien!!
Se me acaba de escapar un suspiro :)

TROYA dijo...

Hola Pancho, me gustan estas historias sencillas, simpáticas y con ese toque de humor tan natural. Por aquí a los tunos los llamamos higos chumbos.
Un cordial saludo.

Concha Hernández Romero dijo...

Pancho a mi, como a su sobrino, se me escapan los suspiros cuando leo sus escritos de antes, como yo los llamo.
Buenisimos todos los que salen de pluma. ¿deberia decir su bolígrafo o su ordenador?.Un abrazo de canariona. Concha

Anónimo dijo...

¿Donde estaba, hombre? Usted tiene una obligación con sus seguidores. Llevaba tiempo mirando y no ponía nada. Y me deja sin fuente para mi trabajo. Oiga ¡Que listo el chiquillo!