Esta hoja no tiene más pretensiones que plasmar por escrito, para no olvidarme de aquellos momentos o situaciones que provocaron en mí una sonrisa, preferentemente historias relacionados con la socarronería del hombre o mujer del campo canario, o como decimos aquí, de los magos o maúros.

El pájaro de Lorencita



En el barrio de un pueblo de las medianías de la isla de Gran Canaria había tres escuelas, dos de niños y una de niñas. Los niños se repartían en dos de ellas a gusto de sus padres, siempre que el equilibrio numérico se mantuviera.
La vida escolar se ajustaba a la siguiente rutina diaria:
Entrada a las nueve de la mañana, en el patio de la escuela había instalado un pitón seco (el palote de la flor de la pita) que hacía de mástil. Allí se colgaba la bandera española a los acordes del “Caralsol”, “Por Dios, por la patria y el rey” o el “Prietas las filas” que cantaban los alumnos puestos en hileras, con la mano derecha tiesa, apuntando a la bandera.

A lo largo de la mañana se impartían las clases y al salir……. otra vez lo de la bandera.
Quiero aquí explicar que en todas las casas habían cacharros -les decíamos latas- que servían para transportar el agua desde el pilar (grifo de agua pública) hasta las casas, pues en esa época no había suministro de agua domiciliaria. Se hacían dichos cacharros acondicionando envases de pastillas o de aceite de comer –de oliva- , preparándolos poniendo un alambre en la parte superior para poder transportarlo, sea con un gancho o a mano.
La mayoría de los chiquillos llegaban a la casa corriendo a buscar el cacharro para ir a buscar el “tabique” o “tabefe” (suero de la leche, sobrante de la elaboración del queso) que les daban en el cortijo o finca de fulanito o menganito.
Los cortijos –palabra muy poco usada en las islas, pero que se mantiene en algunos municipios de Gran Canaria- son pequeños latifundios (véase la contradicción entre pequeño y latifundio, pero así me lo contaron) donde se mantienen rebaños de cabras y ovejas exclusivamente para obtener la leche para el queso. A mí me gusta más, oir como dice el pastor: uvejas. Las señoras que lo estaban elaborando, contaban a los chiquillos y repartían el líquido que había, equitativamente.
Una de las escuelas estaba cerca de la casa de una señora, llamada Lorencita mujer muy aficionada a los pájaros. Tenía el corredor de la casa lleno de jaulas de canarios que cantaban que era un gusto. En el portal había una preciosa jaula en la que cantaba un pájaro “mulo” , para ella era el mejor de todos, hasta que un día se lo robaron.
Lo primero que se le ocurrió a la buena mujer fue pensar que a alguno de los chiquillos de la escuela le entró la tentación y apresuradamente recurrió al maestro para contarle lo sucedido.
El maestro, cuando estaba en clase y sospechando de uno de ellos, lo llamó a la tarima y con la vara en la mano, dijo:
-¡Vicente, Lorencita tenía en el portal, una jaula con un pájarito dentro … ¿tu fuiste el que se llevó la jaula?
- ¡No, señor maestro, yo no le ha visto el pájaro a Lorencita!
- ¿Seguroooo, Vicente?
- No, señor maestro, ni se lo ha visto, ni se lo ha cogido!






Agradecimiento a Hnavcar

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahota que el señor ha sido invitado por la tendenciosa cadena ser para hablar del blog, nos cuelga una historia tendenciosa. Los niños ante la bandera cantarían digo yo una canción o otra pero la misma siempre, no un popurri, de todas las fachas que maestro pancho se acuerda. El final de la nebulosa historia aún no lo entiendo lo que se es que este señor se preparo la historia de esta manera: Primero un palito al antiguo regimen para congraciarse con la cadena ser, despues no se que gaitas del agua, otra vez repetida la historieta de los niños corriendo a buscar el suero, (Cuanta jambre creo Franco, que antes no habia), bueno habia que meter las siguientes palabros tabique, uveja, pajaro mulo..... lo demas quien lo entienda que lo compre......Este blog va proa al marisco. Por cierto lo del pitón seco para colgar la bandera es una invencion digna de una imaginación calenturienta.....

pancho dijo...

Por fin apareció mi "terrorista particular". ¡Qué alegría! Esto vale un dinero. Le da prestancia y credibilidad al blog. A ver cuanto dura sin censurarle algo, porque a veces se pasa el pollo.
Saludos vsm

si yo te contara dijo...

Pues francamente no entiendo esa alegría, esta persona, aparte de ser un derechoso sin remedio, vamos que no hay manera de arregarlo, estropea este blog tan fantástico.
D. Pancho, ?cómo lo aguanta? está fuera de onda, de la nuestra.

¿Se ha dado cuenta que se domina todas las canciones franquistas?, le faltó la de Gibraltar. Para que vea que soy una mujer con curtura, aunque le fastidie al Sr. terrorista de corta y pega.

Anónimo dijo...

le dije ¡¡¡ATACA!!! y atacó, es como un niño.


al pajaro COGELO CUCO

DORAMAS dijo...

Cuando un bobo, intenta dar la lata, se le deja solo. No se le censura, pues dejando su rastro, también deja clara su mentalidad pobre y el solo se identifica culturalmente.

A veces la envidia, lleva a estas situaciones.

DORAMAS dijo...

Coño, se me olvido el comentario. Como siempre, esta usted afiladito y nos da unos ratitos de añoranza.
Animo y p´alante